Programa Mixto Formación y Empleo

Casa de la Cadena

casadelacadena-judit-800x863

Este edificio también se le conoce como Cuartel de la Colada. Su nombre se debe a la gruesa cadena que, labrada en la piedra, rodea al edificio.

Organiza su planta en un rectángulo, uno de cuyos lados mayores cierra parte de la calle de la Colada y uno de los pequeños da a Díez Taravilla. En altura consta de tres plantas: una de bodega, planta baja y piso noble.

Su fachada de sillería se adorna con los escudos de armas de la familia y la puerta presenta arcos de medio punto con grandes dovelas, posiblemente las mayores de la ciudad; la originalidad de esta puerta radica en que su gran alfiz acoge por su parte interna una cadena labrada.

Tuvo como propietaria a Isabel Nieto Pacheco, que la donó a su primo Francisco Centeno de Lugones; éste fue hijo de Antonio de Lugones Centeno y de Aldonza Pacheco, nieto de Juana Guiral Pacheco y bisnieto de Juan Pacheco Guiral, lazos familiares que se van a ver reflejados en las piedras armeras de la vivienda. El escudo correspondiente a Lugones-Pacheco se encuentra en la fachada principal cobijado por una gran venera. Como éste existe otro. Los más lejanos ascendientes figuran en el que se encuentra, inclinado, sobre una ventanita y que trae los apellidos de Lugones, uno desconocido, Pacheco y Guiral.

   Esta vivienda, que se levantaría a mediados del siglo XVI, ha sufrido la degradación que producen las guerras y los malos usos. Así, perdió la escalera de piedra, los artesonados, etc. como consecuencia de la Guerra de Sucesión

La situación no mejoró con la conversión de la vivienda en cuartel en 1706. Por si fuera poco, su último propietario Manuel José Centeno murió en 1746 sin descendencia, por lo que recayó la propiedad en el acaudalado Marqués de Espeja, dueño de otras muchas viviendas palaciales en la ciudad, lo que evidentemente le restaría interés por ésta. Después, la utilización fue a peor, pues en ella radicó la zona de reclutamiento de soldados, fue refugio de indigentes, etc., para acabar como discoteca y sala de juegos.